Utilizamos cookies para mejorar el servicio y los contenidos que ofrecemos a nuestros usuarios mediante la recogida de datos meramente estadísticos y anónimos. Si continúa navegando consideramos que acepta la instalación de las mismas. En caso de no aceptar, es posible que algunos servicios de la página no se muestren correctamente o queden inhabilitados. Aceptar Más información

Crece el «turismo del aire» gracias a los cinco aeródromos de la provincia

Fecha de publicación:

12/01/2017

El turismo es uno de los principales motores de la economía de la provincia de Sevilla, pero no explota un potencial que puede hacerlo despegar. Porque repartidos por toda la provincia hay una serie de aeródromos que atraen a un importante número de turistas en busca de emociones fuertes como el paracaidismo o la tranquilidad de un paseo en globo. Que vienen a recibir su «bautizo aéreo» y a aprender a pilotar un avión.

Pero este turismo viene mayoritariamente de fuera de España, porque en la propia provincia es una actividad completamente desconocida. Por eso, desde el Centro CAFA de Arahal que dirige Daniel Navarrete se ha creado una guía con los cinco aeródromos de la provincia de Sevilla, así como un directorio con las empresas que ofertan estas actividades.

Aunque no llega al nivel que tiene en otros países europeos, donde se genera mucho trabajo y viene gente de todas partes, Daniel Navarrete y su equipo vieron que en España sí había una base gracias a varias instalaciones ya existentes, muchas de ellas en la provincia de Sevilla. «Viendo todo esto, nos preguntamos por qué no se potencia», explica Navarrete, aunque sí admite que es un «turismo incipiente», que está creciendo poco a poco, pero que aún necesita mucha más visibilidad.

Ofrecen servicios de todo tipo, desde competiciones deportivas a rutas aéreas, aprovechando la belleza de los paisajes que ofrece la geografía sevillana. Aunque el público es mayoritariamente extranjero. «Hay un pequeño grupo de aficionados nacionales, el grueso de usuarios lo componen visitantes de otros países, que vienen aquí a hacer saltos y competiciones deportivas». Aprovechan la buena climatología local para ello, aunque no sea algo especialmente vital, lo que se convierte en una de sus grandes ventajas para la economía.

«A diferencia de otro tipo de actividad, como podría ser la de sol y playa, que solo se dan en verano, el turismo aeronáutico se mantiene todo el año», explica Daniel. El directorio del CAFA acaba de salir a la calle y aún es pronto para ver su efectividad. Pero no será el único recurso para hacer visible un sector tan atractivo e ignorado como este, ya que preparan varias actividades para los próximos meses.

Mairena del Alcor

El más cercano a Sevilla capital, muy próximo a la A-92, es el «Aeródromo Los Alcores», de Mairena. Es el centro que cuenta con las instalaciones más modernas, con un área social para que los visitantes puedan difrutar del despegue de los aviones en su gran pista, de setecientos metros de longitud. También es uno de los centros con más experiencia en este campo, con una trayectoria de 28 años.

Diez menos de los que su director, José Emilio Pombero, lleva como profesional. Eso se traduce en más de 15.000 horas de vuelo que se distribuyen entre la enseñanza y la promoción del deporte aéreo.

Porque esa es una de las señas del «Aeródromo Los Alcores». Además de la organización de eventos y de almacenamiento de naves, en este centro se encuentra la Escuela Ultraligero Avanzado «Aerohispalis Escuela de Vuelo», se ofertan cursos de pilotaje y, por supuesto, competiciones deportivas de aviones ultraligeros. También es sede de encuentros de aficionados del sector aeronáutico gracias a sus 1.300 metros cuadrados de hangares.

Guillena

En el aeródromo de Guillena, el «Aeródromo Cóndor de Aviación », se encuentra una de las escuelas de vuelo ultraligero más antiguas de España. Es una escuela con casi treinta años de experiencia gestionada por el alemán Siegmund Richter, que se afincó en España para llevar este aeródromo.

Como no podía ser de otra forma, su paquete de servicios es muy completo, incluyendo deportes aéreos como raids o paramotor, así como vuelos recreacionales. Destacan especialmente sus rutas aéreas, gracias a la situación en el paraje natural de la Sierra Norte de Sevilla.

Lebrija

El Aeródromo de Lebrija, situado en el corazón de las Marismas del Guadalquivir, está gestionado por el Club Deportivo Aeronebrix. Constituido en el año 1994, está formado por socios a los que les mueve la pasión de surcar el aire de la provincia de Sevilla.

El aéródromo lebrijano dispone de una pista de tierra, seis hangares y espaciopara unas diez aeronaves en plataforma. Puede albergar actividades de turismo aeronáutico por cualquier empresa que desee desplegar actividades en el mismo, tanto de deportes aéreos como de ultraligeros. La pista tiene una longitud de 450 metros y una anchura de 20 metros.

Alcalá del Río

También situado en la Sierra Norte se encuentra el «Aeródromo Ilipa Magna», en el termino municipal de Alcalá del Río. En su pista asfaltada de medio kilómetro de longitud se han celebrado varias pruebas para los campeonatos de España de la modalidad ULM (aviones ultra ligeros).

Gestionado por Juan Antonio Fernández, el «Ilipa Magna» es un aeródromo de doce años de antigüedad especializado en los deportes aéreos de ultraligeros y en la organización de eventos de este tipo. Por ello, además, es uno de los que cuentan con servicios de alojamiento y albergues para turistas.

Bollullos de la Mitación

El Aeródromo La Juliana es el mayor aeródromo de la provincia de Sevilla. Su situación geográfica, muy cerca del Parque de Doñana,así como de la propia zona entre Bollullos de la Mitación y Aznalcázar hacen de «La Juliana» uno de los puntos obligados para todos los aficionados al mundo de la aeronáutica. Su gerente es Luis Iglesias Moñino. Es uno de los lugares que más turistas extranjeros atrae.

Muchos aficionados acumulan «puntos de salto» (zonas especiales para saltar en paracaídas) y en esto es uno de los más destacados. Mucha culpa la tiene uno de sus grandes aviones con el que se realizan muchos saltos de una tacada. «La Juliana» ofrece también escuelas de pilotaje de helicópteros, paracaidismo, competiciones, exhibiciones aéreas, vuelos acrobáticos, documentación y fotografía aérea. /Juan Luis Mármol

  • Fuente: Abc de Sevilla

Etiquetas: