Utilizamos cookies para mejorar el servicio y los contenidos que ofrecemos a nuestros usuarios mediante la recogida de datos meramente estadísticos y anónimos. Si continúa navegando consideramos que acepta la instalación de las mismas. En caso de no aceptar, es posible que algunos servicios de la página no se muestren correctamente o queden inhabilitados. Aceptar Más información

Consejos prácticos de ahorro y eficiencia energérica

Eficiencia y ahorro energético en el hogar

La iluminación

Sustituir una lámpara incandescente por una de bajo consumo puede ahorrar hasta 19€ al año.

La vida de una bombilla de bajo consumo es 10 veces más que una convencional.

Anima a toda tu familia a que apague las luces de una habitación si la va a abondonar por tiempo superior a unos minuto. Dejarlas encendidas cuando no hay nadie es un despilfarro de energía y dinero.

La luz forma parte de nuestra vida, por este motivo es una de las necesidades energéticas más importante en un hogar y representa aproximadamente la quinta parte de la electricidad consumida en la vivienda. Consejos prácticos para ahorrar energía:

  • Siempre que sea posible, aproveche la iluminación natural
  • Sustituya las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo
  • Utilice colores claros en las paredes y techos, aprovechará mejor la iluminación natural y podrá reducir el alumbrado artificial
  • Adapte la iluminación a sus necesidades y dé preferencia a la iluminación localizada, además de ahorrar conseguirá ambientes más confortables
  • Use tubos de fluorescentes donde necesite más luz durante muchas horas, por ejemplo, la cocina
  • En vestíbulos, garajes, zonas comunes, etc, es interesante colocar detectores de presencia para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente

La climatización

En condiciones normales, es suficiente encender la calefacción por la mañana. Por la noche, salvo en zonas muy frías, se debe apagar la calefacción ya que el calor acumulado en la vivienda suele ser más que suficiente.

La temperatura a la que programamos la calefacción condiciona el consumo de energía de nuestro sistema de calefacción. Por cada grado que aumentemos la temperatura se incrementa el consumo de energía aproximadamente un 7%. Aunque la sensación de confort es subjetiva, se puede asegurar que una temperatura de entre 19ºC y 21ºC es suficiente para la mayoría de las personas. Además, por la noche, en los dormitorios basta tener una temperatura de 15ºC a 17ºC para sentirnos confortables.

La temperatura de confort en verano: la adaptación del cuerpo a las condiciones climáticas del verano y el hecho de llevar menos ropa y más ligera, hace que una temperatura de 25ºC en esta época, sea más que suficiente para sentirse  cómodo en el interior de la vivienda. En cualquier caso, una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12ºC no es saludable.

El aire acondicionado es uno de los equipamientos que más rápidamente está creciendo en el sector doméstico. En numerosas zonas de Andalucía la punta de demanda eléctrica se ha desplazado del invierno al verano debido a la utilización del aire acondicionado.

Es importante dejarse aconsejar por un profesional cualificado sobre el tipo de equipamiento y potencia que mejor responda a nuestras necesidades de frío/calor, dependiendo de las características de las habitaciones a climatizar.

El agua caliente

La energía solar términa tiene una aplicación idónea para la producción de agua caliente. Con la instalación de 2m2 de paneles solares se puede suministrar hasta el 60% de las necesidades anuales de agua caliente de una vivienda.

El agua caliente sanitaria es, después de la calefacción, el segundo consumidor de energía de nuestros hogares: un 20% del consumo energético total.

Un grifo abierto consume alrededor de 6 litros por minuto. En el  caso de la ducha, este  consumo se incrementa hasta los 10 litros por minuto. El ahorro de agua, aunque no se trate de agua caliente, conlleva ahorro energético, ya que el agua es impulsada hacia nuestras viviendas mediante bombas eléctricas que consumen energía.

Aparatos electrónicos

Debemos apagar siempre los aparatos con el interruptor (no con el mando a distancia) para evitar que queden en stand by (en reposo, pero encendido).

Utilizad pilas recargables, son mucho más caras en el momento de pagarlas, pero mucho más económicas si calculamos a medio y largo plazo.

La alternativa al uso de pilas es utilizar, al aire libre, plafones portátiles de energía solar fotovoltaica.

En la cocina

Reducir el consumo de plásticos es muy necesario para la salud del planeta. Los plásticos van a parar a las aguas, las contaminan y matan a millones de animales que comen las bolsas de plásticos o que quedan atrapados en las fibras plásticas.

  • No compres agua embotellada. Compra una botella y llénala con agua del grifo. En general el agua embotellada tiene la misma calidad que el agua del grifo
  • No utilicez cubiertos, vasos y platos desachables. Y si por algún motivo los tienes, reúsalos
  • Lleva tu bolsa de tela para hacer compras y pide que no te den bolsas plásticas
  • Los plásticos se pueden reutilizar y reciclar
  • Si puedes escoger un mismo producto en diferentes embalajes, opta por aquellos que no sean de plásticos, por ejemplo cajas de cartón
  • No quemes materiales plásticos, son muy dañinos para la atmósfera y la salud. Los plásticos quemados cuando se mezclan con el agua producen dioxina, uno de los venenos más potentes conocidos

Se podría llegar a evitar el vertido del 90% de los residuos generados, realizando una buena gestión de las basuras, mediante un buen reciclado, un buen compostaje de la materia orgánica y una valorización energética de los residuos.

Cada ciudadano español genera, por término medio, más de 600Kg de residuos al año. Los residuos son una fuente potencial de energía y materias primas que pueden aprovecharse en los ciclos productivos, mediante unos tratamientos adecuados.

Recicla el aceite usado. Es un pequeño esfuerzo para ti, pero con él prestas un gran servicio a la sociedad, a la naturaleza y a ti mismo. Infórmate en tu Ayuntamiento de la ubicación del contenedor de reciclado y empieza hoy mismo en tu cocina.

El aceite de cocina usado es materia prima para producir biodiésel. El biodiésel es un biocombustible elaborado a partir de aceites vegetales (virgen o usados) con características similares al gasóleo, que pueden utilizar los motores diésel. El biodiésel reduce un 80% la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, entre ellos el CO2 causante directo del llamado "efecto invernadero". Un solo litro de aceite vegetal usado vertido al vater o al fregadero contamina miles de litros de agua del mar y de los ríos.

Pequeños electrodomésticos

Existen pequeños electrodomésticos que aunque no lo parezca, pueden consumir más que un frigorífico (microondas, aspiradoras, equipos de música, etc.)

El secador de pelo, aunque parezca un electrodoméstico insignificante, tiene una gran potencia energética.

Las planchas a vapor son las más energéticamente eficientes, aunque hay que procurad utilizarlas para planchar varias prendas a la vez.

 

Eficiencia y ahorro energético en el trabajo

Sube andando en lugar de tomar el ascensor, es bueno para el medio ambiente y para ponerte en forma.

Diariamente cogemos el ascensor sin pensar el consumo energético que conlleva. Un recorrido de 15 segundos en ascensor equivale a mantener encendida una bombilla de 60 vatios durante 1 hora. Además, las personas que abandonan el ascensor disminuyen su contorno de cintura, su % de grasa corporal, sus niveles de colesterol y su presión arterial, todo lo cual implica un menor riesgo cardiovascular gracias al ajercicio fácil y económico de utilizar las escaleras.

¡¡Cambia tus costumbres diarias!!

La oficina

Cuando uno ahorra, ayuda al ahorro general.

El consumo fastasma: Los ordenadores, las impresoras y muchos aparactos electrónicos, siguen consumiendo energía si permanecen enchufado a la toma de corriente. A ese consumo se le denomina consumo fantasma. Apagando el piloto de encendido de los ordenadores y las impresoras después de la jornada laboral se ahorra hasta un 1/5 de consumo habitual, hora tras hora y día tras día.

Reducir el consumo de papel, la mejor opción medioambiental.

Diariamente consumimos papel en las oficinas sin darnos cuenta de la gran cantidad, ¡y coste! que supone a lo largo del año. Al reducir el uso de papel se evita la generación de residuos, el consumo de los recursos naturales y los problemas de contaminación que lleva aparejada la producción de papel.

Para fabricar una tonelada de papel blano, de fibra virgen, se necesitan 2.300 kilogramos de madera, procedentes de 14 árboles de plantación de 15 a 20 años, 15 metros cúbicos de agua dulce, 9.600 kWh de electricidad a los que hay que sumar los productos químicos blanqueadores.

Eficiencia y ahorro energético en el transporte

Para el ahorro energético en el transporte es conveniente reducir el uso del vehículo privado en los desplazamientos cortos y utilizad la bicicleta o ir a pie, ya que es mucho más eficiente y más rápido.

Para distancias largas es aconsejable utilizar el transporte público que ayuda a ahorrar energía y espacio en las ciudades, así como reducir la contaminación atmósferica y acústica. Otras alternativas al vehículo convencional son los coches híbridos o eléctricos.